|

El cultivo de Orquideas Cymbidium

 

Es una Orquídea de habito terrestre (no epifitas) con seudotallo. Cada seudotallo produce 8 – 10 hojas angostas y largas. Con  raíces vigorosas. Las flores de gran belleza y muy vistosas están reunidas en racimo erguidos  de 20 – 80 cm de largo. Los tallos son rizomas transformados. Las raíces son carnosas poco ramificadas y son muy importantes para la alimentación hídrica.

Originario de Asia tropical, de las regiones húmedas y lluviosas; clima templado donde encuentran temperaturas  frías y alturas mayores de 1.400 msnm. La floración depende de los cambios de temperatura  es decir es desencadenada por el foto periodo, produciendo las yemas florales.

Este género de Orquídea cuenta con una gran cantidad de colores  diferentes blanco, verde, amarillo, rosa, etc. La floración dura alrededor de 10 semanas.

Luminosidad. La orquídea Cymbidium necesitan luz solar la mayor parte del año pero es conveniente tener un sombrío natural que proporcione un 30-40 % de sombra.

Temperatura. La temperatura ideal para Cymbidium es desde 12 – 27 °C

Pluviosidad. Precipitación entre 1.500 a 2.000 mm de agua / año, distribuidos 130 mm de agua / mes.

Altura. sobre el nivel del mar para producción comercial  es de 1400 a 2000 metros s.n.m.

Humedad relativa: entre 80% a 90%.

Vientos: causan daños  en las flores y deshidratación, por eso la importancia de barreras naturales.

Riego. La Orquídea Cymbidium necesita buen agua. Riego 2 a 3 veces a la semana en verano y en invierno 1 vez por semana.

Fertilización y Abono. Es necesario fertilizar hacia la raíz y foliarmente mensual o quincenal. A demás de abonar, tener un sustrato rico en materia orgánica antes de sembrar que tenga buen drenaje , buena retención de agua, alta porosidad y aireación,  y pH cercanos a neutros.

Cobertura. Las arvenses son muy comunes  y deben ser controladas por la competencia para las plantas del cultivo en agua y elementos nutritivos.  Plateo.

Distancia de Siembra. Se establece el número de plantas por área 6.500 (1 x 1.5 metros entre planta y surco)

Propagación. La más utilizada es la división de plantas madres. Se escogen 3 rizomas que tengan brote o seudotallo.

Floración. Se recomienda entutorar por el tamaño de las ramas de las flores, pues son mas largas que las mismas hojas. 

Labores Culturales. Todas las labores son planeadas para una alta, constante y efectiva producción de flores. Y las herramientas deben estar desinfectadas.

  • Desyerbas.  Física con guadaña, machete y manos. Plateo.
  • Deshijes. Eliminar tallos raquíticos.
  • Deshojes. Eliminar hojas enfermas.
  • Recuperación de Sitios.  Sembrar una nueva planta
  • Compostaje. el material vegetal se descompone y sirve de abono.

Sanidad. Preventiva y Curativa. La primera práctica es sembrar semillas y  plántulas provenientes de Cultivos certificados por el ICA y tener un  programa de sanidad. Recomendamos actividades de control químicas, biológicas y físicas, integradas de manera preventiva según el estado de la planta, el tamaño del cultivo y las condiciones climáticas en el momento. La parte curativa se realiza cuando se carece de un plan de manejo y/o se hace necesario controlar para evitar una mayor perdida

 

Para ver toda la variedad de especies que manejamos por favor de clic aquí.